SABER “VER” A DIOS

MOTIVACIÓN    

Muchas veces nos quejamos de que Dios no escucha nuestra oración. A veces escuchamos lo que dicen algunas personas: “Yo hago oración frecuentemente, pero Dios no me escucha”.

Lo que en realidad nos pasa es que no sabemos leer las situaciones que vivimos. Nos sucede, como a tantas personas: no sabemos ver a Dios en el día a día y, por eso, pensamos que por eso Dios no nos ayuda.

¿No será que pedimos a Dios cosas que no nos conviene y no sabemos apreciar aquello con lo que Él nos responde y que muchas veces suele ser otra cosa que nos va muy bien pero que no vemos su necesidad?

La Cuaresma es un tiempo oportuno para la oración: confiada, frecuente, paciente, esperanzada… Y no cansarnos de poner ante Dios nuestra vida, las preocupaciones y sueños que tenemos, las dificultades que encontramos en el día a día y, cómo no, tantas situaciones que no sabemos cómo afrontar y qué hacer.

Hoy, fiesta en Madrid de Jesús de Medinaceli, también vamos a rezar. Y lo hacemos con la confianza de ser escuchados por Dios.

 

 

Mateo 7, 7-10

Jesús dijo: “Pedid y se os dará, buscad y encontraréis, llamad y se os abrirá. Porque todo el que pide recibe, el que busca encuentra y al que llama, se le abre. ¿Quién de vosotros si su hijo le pide pan le dará una piedra? ¿O si le pide un pez le dará una serpiente?

Palabra de Dios

 

 

PARA PENSAR…

Un hombre se perdió en el desierto y, más tarde, refiriendo su experiencia a sus amigos, les contó cómo, absolutamente desesperado, se había puesto de rodillas y había implorado la ayuda de Dios.

  • ¿Y respondió Dios a tu plegaria? –le preguntaron-.
  • No, antes de que pudiera hacerlo, apareció un explorador, de esos que conocen perfectamente por dónde ir en un lugar como ese, y me indicó el camino.

 

 

PADRE NUESTRO

 

 

ORACIÓN (todos)

 

Señor, ayúdanos a verte

en las situaciones sencillas de la vida.

A experimentar tu amor en la persona que nos sonríe,

en el compañero que nos ayuda,

en aquella persona que nos acompaña,

en todo aquello que pones a nuestro lado

y que nos cuesta reconocer como expresión de tu amor.

Señor, enséñanos a orar

y a sentir tu presencia cercana y amiga.

Enséñanos a acoger tu ayuda

con espíritu de amor y fraternidad.

Fecha

Mar 01 2024
¡Caducado!

Hora

Todo el día